domingo, 20 de agosto de 2017

Con el Gobierno de España, por la solidaridad entre todos los españoles, contra el secesionismo y el sectarismo

Por encima de ideologías y banderías, todos los españoles debemos sentirnos representados por un Gobierno nacional que se enfrenta al secesionismo catalán para impedir que sus planes golpistas se lleven a efecto.

El Gobierno español está perfectamente enterado de cómo el secesionismo catalán pretende llevar a cabo sus planes golpistas, y evidentemente no podrá hacerlo.

Lamentablemente, el jaque (el intento de golpe de Estado) del secesionismo ha debilitado nuestras defensas como nación y país soberano, y anulado, momentaneamente, nuestra reacción al yihadismo (que, junto con el secesionismo, son las dos grandes amenazas que enfrente el Estado y la nación españoles (*)), nunca olvidaremos los españoles de bien el daño que esto ha supuesto, como tampoco debemos olvidar la complicidad del PSOE con el terrorismo, bien cuando lo organizó como terrorismo de Estado, bien cuando lo dejó actuar para su propio beneficio. En ambos casos, se demuestra que el nacionalismo y el PSOE y, en general, la izquierda, son una amenaza para la estabilidad y unidad de España, hay que valorar, entonces, la forma de dividirlo y enfrentarlo para que con su cobardía, posibilismo e inacción no vuelvan a desunir y destruir la fibra moral y material de los españoles.

Es crucial, en nuestro desafío como nación, encontrar el apoyo de Europa y el concierto de Occidente (Europa y las Américas) pero es más importante, aún, que como nación visualicemos una hoja de ruta clara (un mapa mental) de nuestro destino, que sólo puede ser recogido en nuestra Carta Magna, Constitución o Ley de Leyes.

El consenso constitucional de 1978 nos ha servido para llegar hasta aquí, nos ha servido para modernizarnos y seguir construyéndonos como un país desarrollado, para entrar con todo derecho en Europa, para disfrutar de la alianza occidental y para consolidar una comunidad de naciones iberoamericana. Sobre la base de dicho consenso, debemos dibujar claramente las líneas rojas que no debe cruzar el nacionalismo separatista y la izquierda, si quiere seguir disfrutando de un espacio social y político común de convivencia y desarrollo con el resto de los españoles.

Por la misma razón, debemos profundizar en la convivencia y la tolerancia en nuestra sociedad, sin liquidar las bases fundamentales de nuestro Estado nacional, que son la educación, la sanidad, el trabajo, las pensiones, la cultura e historia común -- esto debe obligarnos a poner límites al "Estado benefactor", puesto que algunos lo convierten en un Estado clientelar y, por último, en un Estado mantenedor y expropiador de la riqueza de los demás, erosionando la riqueza de todos y el bien común (de esta forma, el Estado clientelar se acaba convirtiendo en una forma robo, de usurpar la soberanía nacional y que una minoría ideológica imponga sus deseos a los demás).

En el caso en que el secesionismo catalán ha estado construyendo sus planes para la secesión es especialmente claro el hecho: no han parado de pedir dinero y ventajas fiscales a Madrid con las cuales garantizar su "paraíso nacionalista", han instrumentalizado a un sector de la izquierda radical para que les hiciera el juego y han erosionado las señas de identidad españolas en Cataluña, dividiendo al conjunto de los españoles y enfrentado a la Comunidad Autónoma de Cataluña con el resto de España.

Sin compartir necesariamente el programa electoral de Vox, su secretario general, Santiago Abascal, realiza una serie de preguntas que son absolutamente pertinentes --y que los partidos políticos con representación en el ayuntamiento de Barcelona, en el parlamento autonómico catalán y en el nacional español están soslayando (tal vez por pura vergüenza, por cálculo electoral o por cortoplacismo político, recordemos que ahí está el desafío secesionista anunciado para el 1 de octubre, en definitiva, por HIPOCRESÍA):


Y es que tenemos que recordar que el Estado clientelar que padecemos nosotros y casi todo el mundo desarrollado es una consecuencia perversa de nuestro "Estado de bienestar", y el Estado de bienestar, como desarrollo y consecución exitosa de las sociedades occidentales, se puede ver y de hecho se ve cortocircuitado, sino erosionado y destruido, por el clientelismo social y político subsiguiente, y ese clientelismo es el responsable directo de la corrupción que vive España, en algunas instituciones y entramados del Estado galopante, ese clientelismo es el que dificulta sino impide que se pongan en orden las cuentas financieras de la comunidad autónoma catalana y del resto de comunidades autónomas, ese clientelismo justifica la red de organizaciones separatistas y golpistas organizada por la comunidad autónoma catalana, ese clientelismo corroe y corrompe toda la comunidad autónoma catalana, facilita la aparición de grupos extremistas (del signo que sea), hace más vulnerable la ley, el orden y la convivencia entre los ciudadanos y, en definitiva, ese clientelismo es el que ha facilitado sino promovido EL ODIO A ESPAÑA, LA APARICIÓN DE GRUPOS TERRORISTAS Y, POR ÚLTIMO, LOS ATENTADOS ISLAMISTAS EN CATALUÑA.

Y no es para menos, porque si el último gran atentado que vivió España (que, desgraciadamente, ya está acostumbrada a que pasen cosas así), que fue el del 11 de marzo de 2004, no se investigó con rigor, con profesionalidad, dejando a buen recaudo las pruebas de los atentados encontradas, recabando toda la información pertinente para la investigación y estudiando todas las pistas posibles, en definitiva, si no se hizo JUSTICIA con los atentados del 11 de marzo de 2004, difícilmente ahora los españoles podemos sorprendernos de que no se investiguen todas las causas, de que no se depuren todas las responsabilidades y se pongan todos los medios (policiales, sociales, económicos, judiciales, políticos y culturales) para que atentados como este, sea cual sea la motivación que manifiestan sus autores, difícilmente, si no se hacen todas estas cosas, los españoles podremos sorprendernos que este tipo de atentados terroristas no se vayan a producir.

Los políticos (la gran mayoría) con su hipocresía, seguirán hurtando las pistas claves a la ciudadanía (quien les ha puesta ahí), seguirán soslayando informaciones y datos, más allá de la prudencia y discreción que aconsejan estos casos, y seguirán, lamentablemente, sin hacer nada para que este tipo de sucesos, ya sea por las motivaciones de los atentados de Cataluña o por otras se puedan producir, seguirán sin aprovechar estos actos para poner de verdad en pie nuestro Estado de derecho, hacer respetar a nuestra nación en el mundo y pensar en el futuro que dejamos a nuestros hijos.

En definitiva, quien no quiera ver detrás de los atentados terroristas de Cataluña del 17 y 18 agosto de 2017 la responsabilidad política del nacionalismo catalán y del populismo de izquierdas, o es que es idiota y es que es un bellaco. 
---
(*) Las hipótesis de conflicto a las que debe enfrentarse el Ejército Español para garantizar la unidad y la defensa del territorio nacional español, de acuerdo con nuestra Constitución vigente, deben ser, en mi opinión, la amenaza a nuestro territorio nacional en el continente africano (proviniente de las pretensiones territoriales marroquíes, el crecimiento demográfico de la población magrebí, y el comercio ilegal de mercancias y personas), y las pretensiones secesionistas de vascos (encabezados por el PNV y la ETA) y catalanes (encabezados por la ex-CiU, ERC y la extrema izquierda catalana).

sábado, 19 de agosto de 2017

Islamismo, secesionismo y ultra-izquierda: matrimonio plural

Hermann Tersch: "Los asesinos que sembraron la muerte en las Ramblas de Barcelona son los camaradas de mucha izquierda española"

El atentado de Barcelona tiene poca historia por detrás. Una furgoneta y unos autores con voluntad de matar al mayor número posible de occidentales, de europeos, de blancos, de cristianos. Llámenlos como quieran. De eso se trataba. El atentado tiene una terrible e inmensa historia por delante. La estremecedora cifra de víctimas demuestra que los dos hombres con voluntad de hacer daño han sido inmensamente eficaces. Contrastan los medios con los efectos desoladores. De las muertes, las vidas segadas, los heridos, los familiares, el inmenso dolor que nunca se apagará del todo, las vidas rotas, cientos de vidas quebradas de una forma u otra en las Ramblas de Barcelona. Esos son los destinos personales. De los colectivos, de las reacciones públicas, ya sabemos a estas alturas casi todo antes de que lleguen. El miedo subirá unos grados y la alarma antiterrorista cambiará de color. Y muchas palabras manidas. El islamismo no es el islam. No conseguirán nada. Son pocos y aislados. La comunidad musulmana está con la democracia, etc. Eso dura lo que dura en esa sociedad espástica en la que una frase manipulada de Trump sobre nazis hace olvidar la crisis nuclear con Corea del Norte. Y en España unos delincuentes separatistas coparán las portadas con sus chulerías en cuanto hayan sido enterradas las víctimas.

Si no se repite pronto se bajará la guardia y pronto nos dirán que ha habido más ahogados este verano que muertos por el yihadismo. Nadie dirá que este atentado cumple su papel a la perfección, que lo cumple. Porque el Daesh puede retroceder en Mosul o en Racqa pero nunca deja de avanzar por la geografía urbana de las ciudades europeas. Estos atentados son su bandera. No hacen falta muchos. Nos demuestra que están aquí y dispuestos a matar. Esa es su superioridad. Son más fuertes mentalmente, son cada vez más y han venido a mandar. Ellos tienen fe, creen en su Dios y también en su destino. No son terroristas ni yihadistas la mayoría. Pero nunca estarán de parte de los infieles en ninguna guerra. Por mucho que se empeñe y engañe el necio mensaje de la corrección política socialdemócrata en Europa. Esa que combate implacablemente a los europeos que creen en la cohesión cultural y abre las fronteras a quienes quieren destruirla.

Ellos tienen muchos hijos, todos los que Alá les otorga. Un dios que cada vez tiene a más que le rezan en Europa. Mientras el dios que, con su figura del humano a su imagen y semejanza, hizo posible la sociedad libre, compasiva y próspera de Occidente ya no tiene quien le rece. El atentado de ayer es como el de Niza, Berlín y otros en ciudades con grandes comunidades musulmanas. También los hubo en Israel. Atentados, miren por dónde, celebrados por parte de mucha izquierda española. Ayer destacaba en sus solemnes condenas la soldadesca de la depravación política del nacionalismo catalán y la izquierda española. Como si Barcelona fuera un escenario equivocado. Como si cuando firmaron con ETA que no matara en Cataluña y solo en el resto de España, la yihad también hubiera firmado. Porque esos filoterroristas que adoran a Otegi, hacen campaña para las FARC y cobran con Hizbullah, en Teherán o en la narcotiranía de Maduro, no soportan que les recuerden que los asesinos que ayer sembraron la muerte en las Ramblas de Barcelona son sus camaradas. Porque aunque rechacen horrorizados esta, la más brutal, global y asesina de las acciones de turismofobia, lo cierto es que comparten con los autores el odio a muerte a Occidente.      [Fuente: ABC / Alerta Digital]


"Cataluña hacia el Islam"

Desde hace ya algunos años se viene observando en Cataluña (en determinados círculos e instancias) una sorprendente e inquietante deriva filoislámica que ha tomado una fuerza inusitada en los últimos tiempos, y que sin duda irá a más, a tenor de los episodios que se producen a diario en esa dirección.

A contramano del sentir mayoritario de una sociedad que experimenta un creciente rechazo al fenómeno de la invasión musulmana y la islamización rampante que conlleva, los partidos locales de izquierda y nacionalistas, haciendo gala de una extraña inclinación y benevolencia hacia esa ejército de intrusos, se desviven por ellos y multiplican los gestos amistosos en esa dirección. En esa política se ven secundados, en el ámbito mediático, por una prensa y una televisión de andar por casa, no ya acríticas, sino francamente exhaltadoras del mundo religioso-cultural árabe-musulmán, a las que se añade un elenco variopinto de “intelectuales”, artistas y saltimbanquis de difícil clasificación, algunos de ellos sin oficio conocido pero con la lengua bien larga, todos ellos rendidos por igual a esa fascinación por el islam que es la marca de identidad de esta caterva de “bellas almas” entregadas a la demolición de su propia cultura.

Como telón de fondo de esa embelesada admiración y de ese insólito respeto por el moro (aquí en el sentido histórico y aun académico del término: musulmán. Consultar la Real Academia de la Lengua) y sus infinitas lacras morales, sociales, culturales y espirituales, se afirma un progresivo antiespañolismo que no lleva camino de remitir, sino que anticipa la ruptura definitiva (primero sicológica y después quien sabe…) con la patria común. Posiblemente esto ocurre en función de una ley de compensación, por efecto de un mecanismo de contrabalanceo: se adopta una novedad al tiempo que se desecha lo conocido, se rinde uno a lo extraño y se reniega de lo propio, se deshereda al hijo y se colma de atenciones al vecino, se desacredita al compatriota y se canta alabanzas al extranjero, se ataca al hermano y se le brindan honores al enemigo, se le niega el pan y el techo al hombre de valor y se le da comida y sábanas blancas al forajido. Es un sistema.

Se verifica el movimiento siguiente: cuanto más antiespañol es el partido o el medio de comunicación, más proislámico se muestra este en sus manifestaciones y valoraciones. Cuanto más agresivamente expresan su desapego de España y todo lo que le atañe, en contrapartida más se prosternan ante el islam. Cuantas más ofensas y agravios profieren contra todo lo que de una manera u otra, significa o personifica “lo español” (que no excluye, claro está, “lo catalán”, aunque ellos piensen lo contrario), más amables, respetuosos y complacientes se manifiestan con el rebaño de Mahoma. Y mientras el idioma de Cervantes es ya considerado como un idioma extranjero para la enseñanza, no obstante ser hablado en Cataluña desde hace 1000 años, y marginado cuanto más posible para la vida institucional y oficial, reducido a una mínima expresión indigna de su categoría e irrespetuosa con la historia, en “casa nostra” ya se está introduciendo el árabe (¡y el beréber -o tamazig!) en el sistema educativo primario (de momento en horario extraescolar, pero en escuelas públicas y con profesores pagados por la Generalitat).

Y no es la primera vez que la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona, en aparente competición por atraerse el favor de esa legión de futuros votantes, han editado folletos y comunicados en árabe y catalán, pero no en castellano. Incluso en pasadas elecciones se vieron en las paredes de Barcelona carteles electorales en árabe (!?). Como testimonio anecdótico de este estado mental cada día más evidente pongo como ejemplo el haber visto en un par de ocasiones por las calles de Barcelona unas pintadas que proclamaban significativamente: “Avans marroquins qu´espanyols”. A los descerebrados que dicen eso, les aseguro que sus enfermizos deseos se van a ver pronto cumplidos, al paso que vamos. Cuando anden escupiendo sangre bajo la brutal bota moruna, cuando los imanes cortadores de cabezas impongan su ley en los barrios donde ha sentado sus reales esa peste, y que de aquí a poco serán territorios liberados del islam, ya veremos si siguen pensando lo mismo.

Desde hace varios años ya, en la fecha de la fiesta musulmana del cordero,TV3 de Cataluña retransmite en directo, integramente y con subtítulos en catalán, ante la presencia babeante de ternura de altos funcionarios autonómicos, el rezo multitudinario en algún polideportivo del barcelonés barrio del Ravalistán (antes Raval), amena y pintoresca barriada donde las distintas Policías del Estado desmantelan un grupo terrorista cada 15 días como promedio.

La TV catalana, correa de transmisión mediática del Gobierno autónomico, se dedica sin empacho a exhaltar el islam y presentarlo ante los ciudadanos como un hecho normal y positivo, desprovisto de toda conflictividad y perfectamente integrado, y demuestra tener la voluntad, los medios y el santo cuajo de dedicarse a halagar el sentimiento islámico de esta marabunta que se nos ha metido en casa sin permiso y que está convirtiendo a Cataluña (el resto de España no es diferente) en una sucursal del Magreb, de Oriente Próximo y de Paquistán bajo la atenta mirada y la cretina complacencia de los tarados que nos gobiernan.

¿Qué hay detrás de este contínuo homenaje al islam, de esta antinatural simpatía, a contracorriente de la razón y de la misma Historia, por estos invasores orientales, nuestros enemigos históricos más pertinaces y sanguinarios, que vuelven de nuevo con la misma prepotencia y arrogancia que en siglos lejanos para destruir y conquistar nuestro país y poblarlo con su hormigueante prole (sin desenvainar en esta ocasión el alfanje, pues los recibimos con los brazos abiertos) ? ¿Afinidad espiritual? ¿Voluntades compradas? ¿Donativos en petrodólares? No es de descartar que los mismos que se gastan fortunas para fomentar el islam en el mundo, y construir mezquitas, algunas de ellas de proporciones faraónicas, a mayor gloria de Alá tanto en tierras de creyentes como en tierras del infiel, también se dediquen a “invertir” estratégicamente en los sectores “creadores de opinión”, en los órganos de información y propaganda, en las empresas manipuladoras de conciencias y lavadoras de cerebros, además en los centros de poder y decisión, en una palabra: los medios de comunicación y la clase política.

Pues si bien hay imbéciles, que por elemental esnobismo seudointelectual o por puro papanatismo progre y multicultural está abonados a este movimiento y trabajan ad honorem por esta causa, también debe haber otros, más espabilados, que han visto ya en esta nueva situación un filón de halagüeñas perspectivas preñadas de billetes verdes, una oportunidad única de llenarse los bolsillos a poco esfuerzo con la tradicional política de sobornos y “bakchichs” (propinas) de la cultura árabe-musulmana. En Cataluña, como en el resto de España, no faltan los flojos dispuestos a vender a su madre por un puñado de monedas, o mejor dicho, por alguna Samsonite repleta de “cromos” de cien dólares de curso legal. El tiempo nos irá diciendo si este novedoso cariño por el islam es genuino o está motivado por razones más prosaícas y al mismo tiempo “sonantes”.

Al margen de los intereses de diversa índole (dinero fácil o calculos electorales a mediano plazo, para cuando estos musulmanes, una vez conseguida la nacionalidad, estén en condiciones de votar para sus benefactores), algunos apreciamos algo más en esta anormal simpatía hacia el islam y en esa alarmante tolerancia hacia su agresiva expansión actual. Asistimos, como consecuencia de un severo reblandecimiento de las meninges de aquellos que dirigen la cosa pública, al encumbramiento de las nulidades, al entronizamiento de todo lo turbio y lo inferior, que tiene como efecto este acercamiento a nuestros enemigos declarados, y esa sumisión a las influencias corruptoras de un mundo mahometano que es la negación de nuestra identidad moral y espiritual es el sello indeleble de la degradación de la cultura dominante y de la esterilidad de las clases dirigentes, ineptas y agotadas, incapaces ya de liderar ningún proyecto de grandeza para esta sociedad desarbolada y confusa, disminuida en su antigua estatura por el predominio de las mediocridades satisfechas.       [Fuente: Alerta Digital]

"La CIA advirtió hace dos meses a los Mossos de un posible ataque en Las Ramblas de Barcelona pero estaban más pendientes del referéndum" 

La Agencia Central de Inteligencia (CIA) de los Estados Unidos había advertido sobre un posible ataque terrorista sobre La Rambla de Barcelona dos meses antes del atentado ocurrido este jueves. 

Según El Periódico de Barcelona, los Mossos d’Esquadra, la policía local, había sido avisada por esa agencia de que la ciudad era un blanco posible, y específicamente ese paseo turístico.

Por la tarde de este jueves una camioneta embistió a un grupo de personas en el lugar, matando a al menos una persona e hiriendo a decenas.

Luego hubo reportes de que un hombre estaría atrincherado en un restaurante turco del Mercado de la Boqueria, próximo a la zona.

En el pasado otras ciudades de Europa como Niza, en Francia; Berlín, en Alemania; y Londres, en Inglaterra fueron blanco de ataques similares con un coche embistiendo civiles. [Fuente: El Periódico de Cataluña / Alerta Digital]


"¿Por qué los Mossos no pusieron bolardos y maceteros en las Ramblas de Barcelona pese a las recomendaciones de Interior?" [*]

Los Mossos optaron por evitar poner bolardos, maceteros de gran tamaño, pivotes u otro tipo de barreras físicas en las Ramblas de Barcelona o en otros lugares en los que hubiese aglomeraciones de ciudadanos de manera recurrente pese a que el Ministerio del Interior así lo había recomendado tras el ataque islamista de Niza en julio del año pasado. Después del atentado yihadista de este jueves en las Ramblas, esta cuestión ha vuelto a salir al debate público, informa EC.

La cuestión de los bolardos y barreras físicas para impedir este nuevo terrorismo de bajo coste que practica en Europa el islamismo radical fue uno de los temas que se debatió en una reunión técnica el pasado 22 de diciembre tras el atentado en Berlín con un camión de gran tonelaje. En dicho encuentro participaron tanto Mossos como la Ertzaintza.

Parece que la tensión política ha terminado afectando los temas policiales. En ocho años el órgano de coordinación entre el Ministerio del Interior y la ‘consellería’ de los Mossos, la Junta de Seguridad de Cataluña no se ha reunido. Lo hizo el pasado mes de julio, después de que el ministro Juan Ignacio Zoido aceptase integrar a los Mossos en el entramado organizativo antiterrorista.

Indignación de los comerciantes

Primero fue la conmoción y el shock, ahora llega el momento de preguntarse por qué, y, en algunos casos, la hora de la indignación.

La valoración de los daños materiales va acompañada de reproches: “¿Por qué no se pusieron bolardos? Decían que daba miedo. Pues estaremos más seguros con pivotes que sin nada”, añadía un comerciante muy cabreado. “Es lamentable. Parece imposible que llegase hasta aquí desde Plaza Cataluña”, comentaba una vecina a LD.

“¿Por qué los Mossos ponen las furgonetas en los laterales y no en la parte central?¿Por qué no hay bolardos? La gente ayer volaba”, decía otro florista a unos metros. “Ya pasó en otras ciudades y aquí no se han tomado medidas. Se ha mirado para otro lado”, comenta un quiosquero.

Entre los vecinos y comerciantes, se van pasando una noticia de diciembre en la que los Mossos rechazaban una advertencia de la Comisaría General de Seguridad de la Policía Nacional en la que recomendaban poner bolardos en las principales calles. “Estaban avisados y lo obviaron”, dice con resignación una camarera de una cafetería lateral.

Desde Plaza Cataluña, el único obstáculo que encontró la Fiat Talento blanco fue el bordillo de unos centímetros. Una vez en Las Ramblas, fue por el carril central, esquivando los laterales para no chocar contra la fuente de Canaletas, los Quioscos o los puestos de flores. Impacta andar a pie esos más de 500 metros y ver como nada detuvo a la furgoneta que se convirtió en una máquina de matar.

Miedo

Cuenta LD que aunque muchos tratan de volver a la normalidad, otros puestos ya advierten que no abrirán. Es el caso de una comerciante del Mercado de La Boquería. “Tenemos que recuperarnos de lo de ayer. He venido a ver que todo está en orden y me voy”, añade.

Una dependienta de una tienda de ropa cercana, comenta: “Tengo los pelos de punta. Yo no estaba trabajando porque soy del turno de mañana pero volver me da miedo. Hay un terrorista huido, no saben dónde está, ¿cómo no vamos a tener miedo?”.

Una mujer, que trabaja en una oficina cercana, ha acudido acompañada de su marido. “Me siento más segura. Me he acostado viendo lo de Barcelona y me he levantado y he visto lo de Cambrils, ¿cómo no voy a estar asustada?”. Y en la conversación, vuelve a flotar el tema de los bolardos. “Ayer era conmoción, hoy es rabia”, concluye.  [Fuente: Libertad Digital / Alerta Digital]



¡¡¡ESTOS SON LOS VERDADEROS RESPONSABLES POLÍTICOS DE LOS ATENTADOS YIHADISTAS EN CATALUÑA: MÁS PENDIENTES DE SUS LUCHAS INTERNAS, DE SUS CUOTAS DE PODER, DE SUS INTERESES ECONÓMICoS, DE HABER CUANTO LE PUEDEN ROBAR AL ESTADO ESPAÑOL Y AL CONJUNTO DE LOS ESPAÑOLES, ANTES QUE PREOCUPARSE DEL INTERÉS GENERAL, DEL BIENESTAR PÚBLICO, DE LA SEGURIDAD DE TODOS Y DE NUESTRO FUTURO. SÓLO LES PREOCUPA LO SUYO Y SU MONOTEMA DE LA "INDEPENDENCIA" CON EL CUAL CHANTAJEAR A LOS ESPAÑOLES Y A EUROPEA.   YA-BASTA!!! 

NOS DIERON MUCHOS AVISOS, Y LAS FUERZAS Y CUERPOS DE SEGURIDAD DEL ESTADO, DE LOS ESPAÑOLES, HICIERON ESFUERZOS ÍMPROBOS POR PARARLES LOS PIES, POR DESARTICULAR SUS GRUPOS, NOS SALVAMOS VARIAS VECES DE MILAGRO; PERO, AL FIN, SE TENÍAN QUE APROVECHAR DE NUESTRA DEBILIDAD, POR LOS BLANCOS MÁS VULNERABLES DE NUESTRO ESTADO Y NUESTRO TERRITORIO: CATALUÑA, Y CEUTA Y MELILLA. 

¡¡¡ YA-BASTA !!!

LOS ODIOSOS ATENTADOS CONTRA EL TURISMO QUE ESTAMOS VIVIENDO DESDE QUE EL POPULISMO SECESIONISTA E IZQUIERDISTA DE APODERADA DE LAS ADMINISTRACIONES TERRITORIALES, LA ESPANTADA A LOS CAPITALES, LA REDUCCIÓN DEL CRECIMIENTO ECONÓMICO, LA VULNERACIÓN DE LOS DERECHOS INDIVIDUALES, LA CRECIENTE INSEGURIDAD JURÍDICA Y CIUDADANA, EL CRECIMIENTO DE LAS REDES CLIENTELARES Y DE INFLUENCIA DEL ROJO-SECESIONISMO, LLEVA A ELIMINAR EL PAPEL DEL ESTADO, LA INDEPENDENCIA DE PODERES Y LA CONVIVENCIA CIUDADANA Y PONERNOS MÁS CERCA DE LOS ESTADOS FALLIDOS Y LAS BANDAS DE LADRONES QUE SE REPARTEN EL ESTADO Y EXPROPIAN LOS BIENES PÚBLICOS Y PRIVADOS EN SU PROPIO PROVECHO, COMO OCURRE EN CUBA O EN VENEZUELA, APROXIMÁNDONOS A ESTADOS TOTALITARIOS DEL TIPO CASTRO-CHAVISTA O ISLAMISTA-TERRORISTA.

¡¡¡ YA-BASTA !!! 


EN ESPAÑA, CON EL SECESIONISMO-ROJO Y CON EL ISLAMISMO JUGAMOS CON FUEGO, NO NOS ACORDAMOS DE NUESTRA HISTORIA, Y ESO TERMINA HACIÉNDONOS PAGAR UNA FACTURA.

¡¡¡ YA-BASTA !!! 









[*] Pio Moa: "Los mozos de escuadra fueron fundados por Felipe V para combatir bandoleros y restos de los austracistas." (https://twitter.com/PioMoa1/status/898270517181984772) Historia de los Mosos de Escuadra en Wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Mozos_de_Escuadra

[**] Los atentados del 11 de marzo de 2004 no fueron obra de los islamistas sino de ETA (https://www.youtube.com/watch?v=xFO-AZtgCyE&index=3&list=PLV1Cyz4sFA8og06MqLrXOpAOA6dmgLA0a), los mandos de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado afines al PSOE (fundamentalmente la policía, las "cloacas" del Estado que estuvieron detrás del GAL) encubrieron la autoría montando la pista falsa islámica para facilitar la victoria del PSOE en las elecciones generales del 14 de marzo del mismo año, así como una subsiguiente negociación entre el PSOE y ETA, en la misma dirección se produjo el chivatazo a ETA de la redada policial en el bar Faissan (Caso Faissan: https://es.wikipedia.org/wiki/Caso_Fais%C3%A1n) -- todo esto fue embarrado por la justicia, y el PP, finalmente, prefirió mirar para otra lado y tirar para adelante, como está haciendo con el secesionismo vasco y catalán para asegurar la "gobernabilidad" del país a costa del interés general de los españoles, cosas que, más tarde o más temprano, acaban pasando factura a todo el mundo.